Y nos fuimos a Caravaca, a uno de esos lugares bonitos de Murcia, para perderse y hacer fotos del atardecer, sin posados, sin nada programado, todo improvisado buscando esos rayos de luz a través de los árboles. Cuando hago una sesión de fotos entrego siempre una versión en blanco y negro y otra en color de la misma foto, de las muchas muuuchas fotos que hacemos. A estos chicos les entregué más de 400 fotos en color, y otras tantas en blanco y negro, solo de su preboda, y sé que las poquitas que aqui muestro son en blanco y negro, pero a veces pienso y siento que transmiten de una forma más mágica aun.