1. Prepáralo todo con suficiente antelación.

    Sé que seguramente sea la primera vez que te cases, y que lo normal es que no tengas ni idea de cuánto tiempo de antelación se necesita para contratar cada cosa. Pero la respuesta a esto es sencilla: Cuanto antes mejor. No queremos llegar a la finca o al restaurante y enterarnos de que la fecha de tu boda ya está ocupada por otra pareja.

  2. ¿Qué hay que cerrar primero?

    Lo primero siempre será cerrar la fecha con el sitio, tanto la iglesia, como el restaurante o finca donde vaya a celebrarse tu gran día. Lo segundo, el fotógrafo y videógrafo. Ten en cuenta que tanto el sitio como los fotógrafos son proveedores que trabajan entre 6 meses y un año de antelación aproximadamente. Porque una boda hay que prepararla con tiempo, y estos proveedores reservan fechas muy limitadas. Lo normal es que una boda se celebre un sábado, y que se celebre en época de primavera u otoño. Así que los días disponibles al cabo del año se van reduciendo mucho.

    Detalles boda

  3. Toma buena nota

    Puede parecer algo simple, pero es algo muy eficaz. Porque al principio parece que no son tantas cosas, pero todo se va acumulando. Los proveedores que quieres consultar, los invitados con los que tienes que hablar, y ¡esas cosas que por fin ya has cerrado! Toma una libreta y un bolígrafo y apunta todos los temas que hay que tratar: floristería, restaurante, iglesia o finca, traje del novio, vestido de novia, música, fotógrafo, videografo, detalles, etc.

  4. No te olvides de tu pareja

    A veces, podemos estar tan ensimismados preparando el gran día, que olvidamos que esto es cosa de dos, y tanto tú como tu pareja tenéis la misma voz en esta preparación. No os repartáis las tareas, hacedlas juntos, y así podréis ajustar vuestra idea mucho mejor. A la hora de buscar un proveedor, aprovechar el tiempo que estáis juntos para hacerlo, y no lo hagáis en vuestro tiempo libre individualmente.

  5. La iluminación

    Para un fotógrafo es crucial, y yo, como fotógrafo de bodas lo sé muy bien. Pero a la hora de disfrutar de momentos mágicos, la luz del lugar es de lo más importante. Así que presta atención a la iluminación de los lugares donde vas a pasar todo el día de tu boda, y a las horas en las que vas a hacerlo. Una mala iluminación puede no sólo estropear unas fotos bonitas, también puede hacer que tus invitados y vosotros no disfrutéis como lo habíais imaginado. La iluminación no sólo es cuánta luz habrá, sino cómo será esa luz, si es una luz bonita, cálida, acogedora, uniforme, que inunde el lugar y os haga sentir a gusto a vosotros y a la gente que os rodea. No olvides que una mala iluminación puede arruinar un bonito lugar, un bonito momento y al fin y al cabo eso es el recuerdo que vais a tener de todo lo que va a pasar.

    Fotos de pareja en Cartagena

  6. Haz que la planificación sea divertida.

    Cuando quedan pocas semanas para el día de la boda, es normal que haya agobios, pequeños imprevistos, o algunos cambios que no habías considerado. La boda perfecta no existe, como tampoco existen las personas perfectas ni los días perfectos. La idea es que podamos aproximarnos a esa idea de todo perfecto sin frustrarnos cuando alguna cosa no pueda ser como habíamos planeado. Así que diviértete, prepáralo con cariño, haz que sea personal, y si algo, por las circunstancias que sean, no sale como querías, que no cunda el pánico, siempre hay alternativas y la premisa de que lo importante es poder disfrutar del día con los tuyos, el resto de decorados solo son eso, decorados, detalles, algunos más valiosos que otros, pero nunca serán más importantes que tú, tu pareja, y tus invitados más allegados.