Consejos para elegir fotógrafo de bodas

El estilo

Asegúrate de que el estilo de tu fotógrafo os guste. Muchas veces se elige un fotógrafo por recomendación de unos amigos que se casaron hace poco, pero ¿vuestra boda será igual? ¿vuestro estilo se parece? Estas fotos no se podrán repetir, así que merece la pena perder un poco de tiempo en investigar el fotógrafo adecuado.

 

Las fotos que hayas visto en Instagram no son suficientes. Todos los fotógrafos publicamos nuestras mejores fotos en redes sociales. Revisad su página web, deberá tener fotografías de bodas completas, así os haréis una idea de qué tipo de fotos son, qué colores tienen y en definitiva, del estilo que tendrán las fotos de vuestra boda.

Yo apuesto por la naturalidad, la sencillez, evito que tengáis que posar o estar pendiente de mi en vuestro día. Por eso hago una fotografía documental, captando todos los momentos de una manera natural y espontanea.

¿Cuánto tarda en entregar las fotos?

¿Os imagináis esperar varios meses para ver vuestras fotos de boda? A mi me parece impensable, por eso creo que un máximo de dos semanas tras la boda es un tiempo adecuado para recibir vuestras fotos y revivir esos momentos. Es importante saber en qué tiempo y forma os entregará el trabajo, y así tengáis a disposición todas las fotos para descargarlas y compartirlas con todos vuestros invitados lo antes posible.

Profesionalidad, seriedad, compromiso

Cabe esperar que, para un trabajo tan importante, el compromiso del fotógrafo sea total. Para ello, será fundamental firmar un contrato para asegurar la fecha. También será importante que ese fotógrafo esté dado de alta, tenga su documentación en regla y, en definitiva, sea un profesional como se espera que sea. No caigáis en la trampa de contratar a un fotógrafo sin experiencia, sin compromiso, y os falle en el día más importante. Lo barato sale caro.

El presupuesto

Cada boda es diferente, y aunque haya una tarifa fija, tened en cuenta que incluir una sesión de preboda o postboda puede suponer un descuento en el precio total. Es importante, además, que esos precios incluyan el IVA, y que, además, sean precios cerrados, donde se incluya cualquier desplazamiento o gasto.

¿Os quedan dudas?